Febrero 19, 2016

Segundo Premio – III Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos

Logo LentejaPardina CMYK_NUEVO

MILAGROS

¡Y todos los días igual! ¿No nos podía haber tocado otro tipo de milagro en este convento? Uno sigiloso, silente… insonoro.
¡Y dale con el martillo! ¡Otra vez! ¡Y ahora más fuerte! ¡Parecen las obras del metro! ¡Y eso que estoy en medio del campo! Así no hay quien medite.
¿Hace falta montar tanto escándalo para clavar la mano del Cristo a la cruz? ¡Y si la voluntad de Dios es que todos los días se le descuelgue el brazo a la figurita, ¿por qué tenemos que recolocarlo en la madera con tanta prontitud, insistencia e ineficacia?! No entiendo a esta congregación. ¿Y para esto huí del mundanal ruido?

Mañana me traslado al monasterio de enfrente. Las lentejas dicen que están mucho más ricas y no hay tanto alboroto: el Cristo llora sangre solo una vez al mes.

Autor: Samuel del Amor Macías
Benidorm (Alicante)