febrero 18, 2015

Tercer Premio | II Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos

Logo LentejaPardina CMYK_NUEVOII Concurso de Microrrelatos
Lenteja de Tierra de Campos

TERCER PREMIO

Microrrelato
AMOR


Debió de contagiármelo con la saliva del primer beso. Entonces no me di cuenta. Supongo que algo, después de pellizcarme la lengua, descendió por mi garganta hasta instalarse finalmente en el lado izquierdo de mi pecho.
Los primeros síntomas fueron taquicardias y un enrojecimiento súbito de la piel  a la altura de las mejillas.  Aunque el definitivo fue un inusitado aumento de peso. Engordé tanto que apenas cabía por las puertas. Para atravesarlas, debía colocarme de perfil. Menos mal que nueve meses después di a luz a nuestro primer hijo y nos casamos.
Dos hijos más tarde, comencé  a perder peso, a razón de unos setenta gramos por día. Ningún médico supo explicarme el motivo. A mí también me costó descubrirlo.  Una noche, volviendo de la cocina, encontré a mi marido repanchingado en el sofá con los pies descalzos encima de la mesa. Me di cuenta de que tenía las uñas mal cortadas. Sentí, entonces, cómo algo partió de mi pecho, atravesó la garganta y me obligó a estornudar.  Instintivamente me tapé la boca con la mano. Cuando la examiné, descubrí un corazón del tamaño de una lenteja que, poco a poco, fue dejando de latir.

JUAN FOLGERAL MARTÍN
El Escorial (Madrid)