febrero 28, 2019

Don Jacinto

FINALISTA

Don Jacinto, el alfarero, con las manos ligeramente humedecidas de la barbotina, hizo girar una y otra vez la rueda y presionó la arcilla con fuerza, moldeándola durante horas hasta que dejó de sentir sus piernas y se quedó dormido frente al torno. A la mañana siguiente, puso en el horno la pieza y la sacó horas después, fortalecida. Al ver la olla de barro terminada, se emocionó y una lágrima cayó dentro. Esa misma noche puso en ella las lentejas a remojo.
Con la primera luz del alba, decidido a cumplir el último deseo de su mujer, encendió el fuego y dejó que el tiempo hiciera su trabajo. El chorizo desangró su esencia y tiñó el caldo. El aroma de la zanahoria, las patatas y el pimiento inundaron las esquinas de la casa. Jacinto dejó caer otra lágrima en el guiso.
A las dos en punto, lo vieron cruzar la calle mayor y subir la cuesta del cementerio para llevarle su plato a María.

Alfredo Pérez Berciano – Salamanca

Narrado por Félix Fernández.
Música: Fantasía de los Pinos by sawsquarenoise is licensed under a Attribution License.
Fotografía de cabecera “Texto y Boli” por Gustavo Maximo bajo licencia Creative Commons CC BY-ND 2.0.