febrero 28, 2019

El Billete de Benjamin Franklin

TERCER PREMIO

Valentina no mencionó su despido en la carta que escribió a sus padres ese día. Sí que les habló del horrible carácter de la señora de la casa, y comentó de pasada lo descuidada que era. «¿A quién se le ocurre dejar tanto dinero sobre la repisa, a la vista de todos?», pensó. Pero tenía un nudo en el estómago: era la primera vez que callaba algo en sus cartas a casa. Ahora se sentía aún más lejos de su Habana, y más atrapada en aquella Nueva York tan hostil.
Se fue a la iglesia despacio, arrastrando los pies. Cantó los himnos con el resto de la congregación, pero se le quebraba la voz cuando recordaba la sonrisa bondadosa de su padre y sus palabras cuando le dijo adiós: «Trabaja siempre con honradez, Valentina».
Ese domingo el predicador habló de Esaú y Jacob, les recordó que por muy mal que estuvieran las cosas uno nunca debe vender sus principios por un plato de lentejas, y Valentina solo podía pensar en aquel billete de cien dólares escondido en su delantal, y en que llevaba casi dos días sin comer.

Abigail Fernández Aguirre – San Fernando de Henares (Madrid)

Narrado por Félix Fernández.
Música: Valiesse by sawsquarenoise is licensed under a Attribution License.
Fotografía de cabecera “Texto y Boli” por Gustavo Maximo bajo licencia Creative Commons CC BY-ND 2.0.